LA CUESTA DE ENERO

Vale, lo aceptamos, existe la cuesta de enero, pero esto es como el vaso medio lleno o medio vacío: la cuesta puede ser de subida o de bajada.

Mi cuesta de enero es hacia abajo, no pienso dejarme arrastrar por la irritación generalizada que hay en la calle, ni por el humor tan cambiante de mi jefe, ni siquiera por los kilos de más que haya podido coger durante la Navidad.

En mi cuesta de enero, como es hacia abajo, todo me resbala, se deslizan los problemas y sigo la máxima de “si tiene solución arréglalo, si no la tiene olvídalo”

Recuerda que al final el vaso está siempre lleno, mitad de agua, mitad de aire. Y la cuesta por muy empinada que esté siempre llega a un punto en el que comienza a bajar.vaso

Anuncios

Un pensamiento en “LA CUESTA DE ENERO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: